Comer cuidar nuestra sonrisa. El mundo de los chicles

Comer hasta sentir que vamos a reventar,
que en el aliento nos quede rastro de cebolla, ajo o cualquier otro olor o
sabor no tan agradable, sentirnos inseguros porque no tenemos la mejor frescura
o simplemente sentir ansiedad porque no podemos liberar todo el estrés y
nervios es algo común en las personas.

Por ello es común que busquemos maneras de
entretenernos, quitar el mal sabor de boca o simplemente darnos frescura, allí
es donde los chicles llegaron para hacernos la vida mucho más alegre; descubierto
en México como una goma extraída de un árbol, el chicle rápidamente se fue al
otro lado y se popularizó en el lado americano.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

Gracias a su textura fácil de masticar, y
que perduraba en la boca pues como una goma mordida tras mordida se estiraba,
el chicle comenzó a ganar gran importancia en todo el mundo pasando de ser un
chuche americano y mexicano a consumirse en todo el mundo.

Su popularidad fue tal que rápidamente
comenzaron a encontrarse muchos beneficios para la también conocida como goma
de máscara ya que desde ayudarnos a aliviar la indigestión después de un
atracón hasta el refrescarnos el aliento o incluso luchar contra el sarro las
caries, fueron algunas de las ventajas que ofrecía.

Solo basta con decir: “Tengo un sabor
extraño en la boca”, para que alguien nos ofrezca un chicle, allí nos daremos
cuenta del alcance que tiene este chuche en nuestra vida, lo mismo sucede con
tan solo mirar los estantes de una tienda o supermercado ¿Cuántos chicles
distintos puedes ver?

Hoy en día es raro que alguien salga sin un
chicle en su bolso, en su mochila o bolsillo, pues no podemos imaginar un mejor
chuche para darnos un aliento glacial, para ayudarnos a seguir comiendo o
incluso para cuidar nuestra sonrisa.

El mundo de
los chicles es muy amplio

Si bien al inicio los chicles solamente
eran una goma de máscara con un sabor tipo resina extraído de un árbol, poco a
poco las cosas comenzaron a cambiar cuando se decidió que el azúcar y algunos
extractos frutales podrían ser buenos ingredientes para su receta.

Eso hizo que el mundo del chicle detonara
hacia un rumbo inmenso pues si hoy en día nos fijamos en los chicles que
existen podemos encontrar una gran variedad de opciones que se distinguen por
tener diferentes sabores, diferentes tipos y también tener diferentes
presentaciones.

Sabores como la menta y la hierbabuena
llegaron para darle frescura a la boca, al aliento, con un toque de sabor
glacial listo no solo para refrescarnos sino también para acabar con cualquier
presencia de comida o de olores poco agradables siendo una opción popular para
dar más presentación a la boca y la sonrisa.

Sabores frutales como el clásico sabor a
chicle, a fresa, sandía y más fueron otras opciones bastante populares pues
para aquellos que no gustaban de los sabores refrescantes porque los
consideraban intensos o picantes ahora podían disfrutar de nuevas opciones con
bastante sabor a chuche pero en chicle.

De la misma manera podemos encontrar nuevas
recetas donde no solo se tiene un chicle de un sabor sino también se puede
tener un centro, ya sea líquido o en polvo, con otro sabor para crear
excelentes contrastes y experiencias; incluso los chicles se han colado al
interior de algunas chuches como piruletas o caramelos.

Y en presentaciones también existe una gran
variedad pues con paquetes de chicles en tiras, en rollos, en cápsulas y hasta
con formas divertidas, el mundo de esta chuche ha crecido tanto que ahora habrá
un chicle para cada necesidad o cada gusto.

No salgas
sin un chicle

Salir sin un chicle puede ser un error ¿Por
qué? Qué tal si te cruzas con la chica o el chico que siempre te ha gustado, te
dirige un saludo y tu respondes, que tal si tienes aliento a cebolla o anchoas
en ese momento ¿Crees que te vuelva a saludar?

Lo mismo te puede suceder en una junta de
negocios, una presentación o exposición, en una entrevista o en una cita por lo
que un chicle podría, o bien rescatarte de una situación embarazosa o darte el
valor que necesitas  ¡Nadie se resiste a
un aliento fresco!

Si vas a ir a alguno de esos restaurantes
donde sirven porciones gigantescas o pagas por comer todo lo que puedas, es
mejor que lleves un chicle pues cuando sientas que ya no puedas más, o cuando
sientas que mueras, un chicle puede ayudarte a activar tu sistema digestivo.

Incluso un chicle puede ayudarte a mantener
tu sonrisa perfecta pues algunas recetas incorporan ingredientes especiales que
acaban con la placa dental, que blanquean los dientes, fortalecen su esmalte o
que eliminan el sarro por lo que un chicle podría ayudarte con problemas
dentales, aunque es mejor preguntarle al dentista.

Comprar nunca fue tan fácil pues ahora no
tendrás que salir de casa para conseguirlos, solo basta con entrar a nuestro
sitio web, elegir los chicles que más te gustan o que necesitas, pagar y
esperar el envío, así de fácil, rápido y sencillo pues incluso lo puedes hacer
desde tu móvil.

Nuestra tienda de chuches online te
permitirá acceder a lo mejor de lo mejor en cuanto a chuches pues teniendo la
mejor venta chicles, chicles individuales, máquinas de chicles para niños, pack
de chicles y mucho más para ti haciendo que la experiencia de mascar un chicle
sea distinta.