Disposiciones es el acuerdo de dos o más perso­nas

Disposiciones
generales de los contratos

Según el Diccionario Jurídico Elemental de Guillermo
Cabanellas se define el término “contrato” como sinónimo de
“convención”.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

El término “convención” proviene del latín conventio, derivada de convenire, convenium, es el acuerdo de
dos o más perso­nas sobre una misma cosa. La convención integra el género; y el
contrato, la especie. La convención es un acuerdo de voluntades, cuyo efecto
puede constituir, o no, una obligación; el contrato es una especie de convención
hecha con el fin de obligarse.

El derecho de autor le entrega al creador original los
derechos de orden moral y los derechos patrimoniales o económicos. Los derechos
morales son los derechos que corresponden al autor y en caso de su muerte, se
pasarán a sus herederos, son intransferibles entre vivos. Por otra parte, el
derecho patrimonial si puede ser transferido, no solo por causa de muerte, el
autor puede transferirlo a otra persona o compañía, en forma de autorización
para uso y explotación de la obra.

En cuanto a la transmisión de derechos patrimoniales
para explotación de la obra, existen varias modalidades de contrato, que se
pueden dividir en dos grupos: contratos que transfieren el derecho patrimonial,
tal cual y otros contratos que autorizan el uso, que son conocidos como
contratos de licencia o de explotación de obras por terceros.

Los derechos morales son intransferibles, por tanto,
ni se puede renunciar a ellos, ni existe posibilidad de transferencia, siempre
permanecerán en poder del autor original.

En cuanto a los derechos patrimoniales, pueden ser
transferidos ya sea por causa de su muerte o por decisión del autor. En caso de
su muerte, estos pasan directamente a sus herederos por vía de su testamento, y
quedan vigentes por 70 años, luego serán de dominio público, significando que
cualquiera podría explotar esa obra siempre y cuando sea atribuida la autoría
al creador original.

La modalidad de explotación de obras por terceros, a
diferencia de la transmisión, no significa que el autor transfiere directamente
sus derechos, sino que autoriza a que se utilice su obra respondiendo a las
limitaciones de la ley y se respete la remuneración acordada.

Existen varios tipos de contratos que permiten la
transmisión de derechos patrimoniales, entre ellos:

Contrato
de edición

Es aquel por medio del cual el autor de una obra
literaria, artística o científica, otorga su obra para que sea publicada por un
editor, y que se comprometa a su impresión y distribución. Dicho contrato puede
ser pactado entre las partes interesadas por un tiempo establecido o por una
cantidad de ediciones. En este contrato se supone que ambas partes reciban una
remuneración antes acordada.

El editor tiene prohibido publicar la obra con elementos
añadidos o eliminados, o cualquier otra modificación sin el conocimiento y la aprobación
previa del autor. Por su lado, el autor queda con el derecho de hacer las
correcciones, modificaciones o mejoras que crea antes del tiempo de impresión y
si estas hacen que aumenten los costos de producción de la obra, debe asumir
los gastos que se originen por sus modificaciones.

Contrato
de representación

Este contrato, permite al autor autorizar a un
empresario para que pueda representar una obra musical, coreográfica o
dramática en publico a cambio de una remuneración. Ej. Las obras musicales que se presentan en los teatros. Al igual que
en el contrato de edición, este se puede realizar por un numero de
representaciones de la obra o por un tiempo determinado.

Existen varias formas de enviar el mensaje al público
de la representación de dicha obra, puede ser en radio, televisión y/o prensa.
Esto también puede ser estipulado en el contrato inicial y se pueden establecer
contratos individuales para cada medio de reproducción del mensaje.

En caso de que el empresario no retribuya
correctamente al autor, la ley por solicitud del autor o sus representantes
puede ordenar la suspensión de las representaciones y/o retener el dinero
resultante de las entradas.

Contrato
de inclusión de obras en fonogramas

Por medio de este, el autor tiene la facultad de
autorizar a una persona o varias a grabar una obra de su autoría, incluirla en
un disco fonográfico, en una banda sonora de una película, con fines de
reproducción, difusión y venta.

La remuneración del autor siempre será en proporción al
valor de lo que se venda, y estos pagos se harán periódicamente, en un periodo
acordado inicialmente. Los productores deben encargarse de enlistar los nombres
de los autores (músicos, interpretes, orquestas) cuando esto sea necesario con
el fin de pagarle por sus contribuciones a la obra final.

Contrato
de radiodifusión

En este caso, el contrato de radiodifusión el autor
permite a un organismo de radiodifusión, transmitir su obra.

Entre los organismos que aplican para transmitir estas
obras, están los que transmiten por cable (televisión), fibra óptica
(internet), ondas radioeléctricas (radio), satélites y cualquier otro medio
análogo que haga posible la transmisión al público de dichas obras.

Contrato
de producción audiovisual

La obra audiovisual es una obra colectiva donde
intervienen varias personas físicas y trabajan para un fin en común, estos son
identificables como el autor y reciben el crédito por su contribución.

Esto incluye las obras cinematográficas, comerciales
de televisión, videos musicales, entre otros.

El derecho señala al equipo de producción (productores,
autor de guion, autor de la música, dibujantes de storyboard) como co-autores de la obra y dispone que el director es
quien asume los derechos morales de la obra.

Existe un acuerdo entre los autores de las obras
audiovisuales y quien se encargará de financiarlas, esto es conocido como un
contrato de producción audiovisual. El productor se queda con los derechos
exclusivos de reproducción, distribución, doblaje y subtitulado de la obra.